Modo De Rezar El Japamala

 
Se repite el mantra 108 veces.
 
Mantras más populares:
 
GURÚ PEMA SIDDHI HUM.
 
Este mantra es una invocación al Gurú Rinpoché, que representa algo llamado la “loca sabiduría”: vivir tal como somos y sin que nos importe lo que nos han dicho que debemos ser. Nos ayuda a poner fin a la insatisfacción que sentimos cuando queremos ser algo pero no podemos lograrlo.
 
HARÉ KRISHNA, HARÉ KRISHNA
HARÉ HARÉ, KRISHNA KRISHNA
HARÉ RAMA, HARÉ RAMA
HARÉ HARÉ, RAMA RAMA
Es una invocación a Rama y Krishna, que son encarnaciones del dios hindú Vishnu. Rama es uno de los dioses más populares en la India de la actualidad, y representa el virtuosismo como rey y como esposo. Por su parte, Krishna es considerado como la fuente de toda la realidad material.
 
LA ILAHA ILLA’LLAH: Esta frase se encuentra en el Corán y es un mantra propio del islamismo sufí; significa “Alá es el único Dios”. Es perfecto para las personas de fe musulmana que no quieren renunciar a su Dios al iniciar la meditación.
 
LOKHAA SAMASTAA SUKHINO BHAVANTU: Un mantra de origen budista que literalmente significa “que todo el mundo sea feliz”, y que es de especial efectividad cuando se lo acompaña con el mudra de la humildad.
 
MARANATHA: Mantra cristiano, que se utiliza mucho en grupos de oración y en compañía del Rosario, pero también puede usarse para meditar. Está en arameo y significa “ven, Señor”. Al igual que el mantra islámico, es ideal para los cristianos.
 
NAMY HO REN GE KYO: Un mantra de origen japonés, muy parecido al mantra hindú que invoca al dios Shiva.
 
OM AKSHOBHYA HUM: Este mantra es ideal para combinar con el mudra de la amistad, ya que ayuda a disolver el odio y los sentimientos de hostilidad y enemistad.
 
AOM: El gran sonido primordia, el sonido originario a partir del cual se creó el universo, el sonido de todos los sonidos juntos.
 
OM AH HUM: Tres sílabas de gran poder, que se utilizan para las finalidades siguientes: a) purificar la atmósfera antes de emprender un ritual
o una meditación; b) trasmutar una ofrenda material en su contrapartida espiritual.
 
OM MANI PADME HUM: Significa “la joya del loto que reside dentro” Mani Padme representa la joya del loto, la sabiduría esencial que incardina
las enseñanzas budistas, la esencia divina, mientras que Hum representa la realidad sin límites encarnada dentro de los límites del ser
individual. ASí Hum une lo individual con lo universal.
 
YO SOY EL QUE SOY: Esta versión en nuestro idioma tiende también a unir lo individual con lo universal.
 
OM KLIM CRISTAVE NAMA HA: Significa “en el nombre del todo que mi presencia crísitica venga a mí”.
 
OM NAMAH SHIVAYA: Significa “en el nombre de Shiva”. Es uno de los muchos mantras que invocan nombres de divinidades.
 
Crear un mantra propio:
 
También se puede buscar un mantra propio, lejos de toda fórmula. Algunas palabras en nuestro idioma son muy poderosas, y si ellas hablan a nuestro corazón de forma especial, sin duda serán un excelente mantra. Al igual que los mantras tradicional, estas palabras pueden ir despojándose de sílabas hasta quedar reducidas a un solo sonido. Por ejemplo, si elegimos “amor”, quizás durante la práctica de la meditación veamos que cuando pronunciamos la “a” alcanzamos un estado meditativo mayor. Entonces podemos desprendernos del “mor”.
 
Algunas opciones podrían ser:
 
AMOR NATURALEZA PAZ
ARMONÍA SER
CALMA TEMPLANZA
DEVOCIÓN TIERRA
EQUILIBRIO UNO FLOR
 
Ejercicio de Meditación con Mantra:
 
1.Asumimos la postura corporal y el mudra elegidos. Cerramos los ojos y focalizamos nuestra atención en la respiración, sin modificarla aún.
2.Con un ritmo respiratorio relajado, nos concentramos en nuestro cuerpo. Sin moverlo, vamos llevando la atención por toda su extensión: los brazos, las manos, las piernas, los pies, el cuello, el pecho, la cintura, la cabeza y la boca, sin dejar zona sin explorar.
3.Poco a poco, vamos espaciando cada inhalación de su exhalación correspondiente. Vamos sintiendo cómo el cuerpo se relaja gracias a esto, cómo el aire que ingresa viaja a cada rincón de nuestro cuerpo.
4.Inhalamos y, con nuestra voz interior, pronunciamos el mantra. Sentimos que junto con el aire que ingresa a nuestro cuerpo y lo recorre todo, el mantra se expande por nuestro interior.
5.Esperamos pacientemente que el eco del mantra viaje tan lejos como le sea posible hasta agotarse, sintiendo, disfrutando de cada vibración.
6.Cuando el silencio vuelve a ser total, repetimos el mantra. Con cada repetición, el eco e impacto del mantra irán creciendo; las pausas entre una repetición y otra se van haciendo cada vez más largas.
7.Repetimos el mantra hasta que su eco llegue a cada rincón del cuerpo, hasta que no deje zona sin tocar.
8.Repetimos el mantra una vez más, esperando a que impacte en todo nuestro interior.
9.Volvemos a concentrar nuestra atención en la respiración, observándola, sin modificarla.
10.Llevamos ahora la atención a nuestro cuerpo, aún sin moverlo, recorriendo cada rincón.
11.Abrimos los ojos lentamente y mantenemos la postura y el mudra por unos instantes, en silencio.
12.Con los ojos abiertos, repetimos con nuestra voz interior el mantra. Dejamos que repercuta en todo nuestro interior. Nos incorporamos.

Escrito por

No Comments Yet.

Deja un Mensaje

Mensaje

*